El entorno y Rutas

Paraje Natural de Santa Lucía



Santa Lucía, con cerca de 200 habitantes, basa su economía en la agricultura, aunque está desarrollando un incipiente turismo rural gracias a su gran atractivo natural,con una vegetación compuesta por álamos negros y blancos, sauces, acebuches, encinas y algarrobos y una gran variedad de arbustos y plantas autóctonas. En sus pequeñas huertas podemos encontrar árboles frutales (membrillos, granados, nísperos y naranjos ). Toda esta abundante vegetación da abrigo a una gran cantidad de pájaros, ranas y alguna que otra ave rapaz. Desde la parte más alta de esta aldea podemos disfrutar de un paisaje con vistas que llegan al mar; todo ello acompañado de una gran tranquilidad que se respira en el ambiente.



No podemos olvidarnos de su espléndido acueducto romano y del manantial que baña sus huertas y que abastece de agua a toda la pedanía. Junto a este acueducto, podemos encontrar siete molinos de agua que fueron utilizados para moler el trigo y que datan del siglo XVI; en la actualidad solo quedan restos de los cubos y algunas piedras. Este manantial fue aprovechado a principios del siglo XX por el conde de Villariezo, heredero de los duques de Medina Sidonia, en donde instaló una pequeña central hidroeléctrica que posibilitó el abastecimiento de luz en esta zona antes, incluso, que en la capital de la provincia (Cádiz).


Desde la aldea podemos realizar varios itinerarios a pie, bicicleta o a caballo para visitar lo más destacable del lugar.

Otras rutas



Pide información para hacer estas rutas guiadas e interpretadas por biólogos que la enriquecerán, sin duda alguna.



Los Molinos de Santa Lucía se sitúan justo debajo de la ladera del monte donde se ubica Vejer de la Frontera; a 5 km. En un cruce directo con la Nacional 340. Nada más entrar en el camino que da acceso, la temperatura baja hasta 4 °C debido a la gran humedad del ambiente y la variada vegetación que envuelve el entorno (MICROCLIMA TROPICAL). Atarjeas, arroyos, restos de acueductos y molinos del siglo XVI.

Desde nuestro ALOJAMIENTO Y TIENDA ECOLÓGICA “EL CUBILLO” subimos por la calzada principal; podemos oír y observar un ARROYO DE AGUAS CLARAS Y LIMPIAS que recorre toda la pedanía dando vida a innumerables plantas; muchas de ellas autóctonas, árboles ornamentales y frutales, así como el sonido de gran diversidad de aves que recorren a diario nuestro espacio natural donde viven.



A 50 metros nos encontraremos con una pequeña plazoleta. Alrededor de la misma se ubica la Ermita de Santa Lucía, y el Centro de Barrio , área de reuniones y actividades de los lugareños. A la izquierda un pequeño acueducto unido a uno de los molinos; llamado SANTA LUCIA, con una cascada que vierte el agua hacia el arroyo. Actualmente, se encuentra un pequeño espacio de ocio (pequeña plaza y parque infantil).

Volvemos a la plazoleta y seguiremos a la izquierda por la calzada de asfalto. A 250 metros nos encontramos con un desvío de tierra y restos de calzada romana que nos llevará al resto de los molinos, acueductos y una exuberante vegetación propia del entorno.
Subiendo nos encontramos con un desvío a la izquierda. Allí se encuentra situado el molino EL HOYO; podemos ver reconstruido un pequeño habitáculo del molino, el aula de la naturaleza, piedras de molinos y cascada


Subimos de nuevo incorporándonos al sendero principal. En este lugar podemos divisar el acueducto más grande del conjunto, restos de otro molino de agua EL BATÁN y cascada, para ver los restos del molino EL GARROBO debemos pasar a través de una pasarela de madera, ahí vemos perfectamente el hueco del molino por donde caía el agua que hacía girar las piedras y el edificio donde se molía y un inmenso árbol de algarrobo, de ahí el nombre del molino, el arroyo con sus atarjeas que permiten llevar el agua de un molino a otro y pequeñas pozas que con paso del tiempo se van formando

Retrocedemos por la pasarela de madera y seguimos pocos metros. A la derecha un pequeño sendero y unos escalones nos ayudan a subir hasta el último de los molinos EL MIRAFLORES desde donde podemos tener las mejores panorámicas del entorno
Para continuar con la ruta, debemos bajar el camino que nos llevo hacia este último Molino y continuar por un pequeño túnel de vegetación que hay a la izquierda hasta desembocar en la carretera asfaltada donde comienza la pedanía de la Muela. En esta pedanía podemos destacar el MANANTIAL de agua desde donde mana todo el caudal que fluye por las atarjeas, acueductos y molinos de Santa Lucia, permitiendo que el recorrido tenga aún más atractivo para quienes lo visitamos

Un camino de tierra nos llevará hasta VERDE CABRA ,una pequeña zona de campiña donde podemos encontrar todo tipo de animales domésticos de granja y extensos terrenos de campiña a ambos lados del camino; este camino desemboca en un carril paralelo a la CARRETERA DE MEDINA SIDONIA.
Un desvío de tierra a la derecha nos permite regresar hasta Los Molinos de Santa Lucía a través de la HIJUELA DE LA FABRICA. AL finalizar esta hijuela y justo en frente nos encontramos con el CASTILLO que era una antigua propiedad de los Duques de Medina Sidonia.